viernes, 28 de julio de 2017

Memorias del tercer y cuarto turno de Granada



La semana pasada el tercer turno del Campus disfrutó de una bonita semana llena de conocimientos, emociones y risas. Todos los participantes se llevan en su recuerdo la visita al Parque de las Ciencias, donde los principales protagonistas fueron los lémures y los tucanes y donde pudimos contemplar cómo los cuidadores alimentaban a las nutrias. A continuación, visitamos la exposición del “Cuerpo humano” y de “Robots”. Durante la visita también algunos de los participantes nos impresionaron con su habilidad de tocar el piano. Cerramos la jornada en la exposición “Eureka” y “Percepciones” en el edificio del Péndulo de Foucault.



Esta semana estamos finalizando con el cuarto turno del Campus Científico de Verano 2017. Después de una intensa semana de asistencia a las clases de los proyectos y a las actividades lúdicas, los participantes preparan con gran ilusión su presentación para el día final.

La pasada noche, disfrutamos de la observación con telescopio de planetas y estrellas en Sierra Nevada. Nos deleitamos con los cráteres y el mar de la Luna, Júpiter y sus cuatro lunas y Saturno y su espectacular anillo. 





A continuación os mostramos el relato de Mirana Eid, una de las participantes del cuarto turno:
“Al principio venía con nervios, gente nueva, lugar nuevo, era toda una oportunidad que debía aprovechar. Pero los nervios desaparecieron enseguida. Las monitoras nos acompañaban a la facultad donde teníamos la gran suerte de asistir a talleres impartidos por profesores de la universidad, los cuales gracias a su formación y experiencia pudieron transmitirnos gran cantidad de conocimientos. En cada uno de los talleres que íbamos realizando iba aprendiendo algo nuevo, como las propiedades del nitrógeno líquido, la importancia de legislación para la comercialización de un alimento, el trabajo de los catadores profesionales, el método de fabricación de un medicamento hasta la relevancia de los parásitos transmisores de muchas de las enfermedades contagiosas tales como la triquinosis y la leishmaniosis, unos conocimientos que tardaría en conocer si no fuera gracias a este proyecto. Pero eso no es todo, a parte de todas las actividades que se proponían desde el proyecto he tenido la gran suerte de conocer a otros jóvenes de toda España, jóvenes que comparten mis mismos intereses y preocupaciones. No me voy de este campus solo con nuevos conocimientos, sino que se le añaden muchas amistades forjadas que espero que duren para el resto de mi vida”.
Como despedida de este Campus 2017, las monitoras os deseamos a los 120 participantes que habéis pasado por aquí, suerte en el futuro. Sabemos que vais a conseguir todos vuestros sueños y hemos disfrutado tanto o más que vosotr@s.




jueves, 27 de julio de 2017

Reflexiones científicas desde Badajoz



“Qué bueno es todo y qué malo es nada, como se dice allá en la Habana: esta frase resume todo lo que ha sido esta semana para mí (…), ¿Qué título le pondríais a esta experiencia vivida? Yo la gozadera, sin dudarlo; porque somos eso, personas llegadas con sus diferentes arroces con habichuelas de distintos lugares para pasar un tiempo memorable en Badajoz” escribe Carlos en su carta del buzón de despedida. 

Sara reflexiona en otro trozo de papel su paso inolvidable por los campus y lo lee con voz entrecortada el viernes noche en el acto de despedida:

“ME ENCANTA

“Me encanta el hecho de despertarme y no saber quién se va a sentar a mi lado para desayunar, y es que, ciertamente, me da igual, os adoro a todos; me encantan nuestros temas y debates filosóficos y ver cómo, aunque difieramos de opinión, todos nos respetamos; me encantan las veladas nocturnas, el CREMOLÓN y el intérprete de signos, las bromas continuas, nuestra complicidad y el siempre ganar todos; me encantan los partidos de waterpolo, con la mejor chicharrera, el mejor portero y la mejor infiltrada ¡podemos hasta con Macario!; y por encantarme, me encantan hasta las monitoras ¡Muchas gracias chicas por tratarnos tan bonito!” 

Acto de despedida del viernes noche.

Cluedo científico en una de las veladas

 Estas fueron unas de las tantas cartas que entre lágrimas fluyeron el viernes noche, que tras un posterior karaoke y un precioso amanecer nos hizo llevarnos en el mejor bolsillo del mundo (la memoria) una experiencia fuerte e inolvidable que no veíamos ni de lejos que fuese a tener esta intensidad.


Todo el grupo en el jardín de la entrada de la RUCAB



Este es el pequeño resumen de una semana corta pero intensa a nivel grupal, pero también queremos destacar cómo hemos aprendido ciertas cosas que ni nos imaginábamos que fuesen tan complejas (como el ciclo del agua). Además, nos hemos hecho una idea muy próxima y completa de cómo puede ser nuestro futuro universitario ya que todos los talleres han sido muy íntegros y completos para darnos una buena perspectiva. También hemos aumentado nuestra creatividad expositiva haciendo microrrelatos científicos en el taller de comunicación científica, hemos conocido herramientas como el “kahoot” y hemos realzado nuestra amistad con el Prezzi y el Powerpoint para hacer de la exposición final un par de horitas más que apetecibles, completas y dinámicas que transmitan todo lo aprendido durante la semana en el proyecto; en definitiva, un enorme placer haber coincidido con todas estas personas que lo han hecho posibles, desde profesores –muy simpáticos todos-, hasta organización y compis. ¡Infinitas gracias Badajoz!