jueves, 19 de julio de 2018

Van pasando los días en Valladolid

En el ecuador de la semana, comenzamos el día divididos en las dos áreas (Ingeniería y Ciencias) yendo a primera hora a nuestros proyectos. 


Tras varios días, los proyectos van avanzando a buen ritmo, mientras que en el proyecto “si se mueve se puede caer” hemos visto motores y estructuras de edificios, hoy, nos encontramos dando forma a nuestras construcciones. Nuestros futuros ingenieros han conseguido crear dos puentes con palitos de madera y silicona.



En cambio, en “moviéndote como un robot” hemos conocido los fundamentos de la utilización de Arduino como sistema de control y realizando el montaje de una placa real con todos sus elementos, con el objetivo de fabricar un dispositivo mecatrónico, un pequeño robot móvil.


En la Facultad de Ciencias nos encontramos con “un mundo sin hilos” donde hemos construido un oscilador Royer sobre una placa base para poder medir la potencia con una fotocélula. Este grupo a su vez, se divide en dos subgrupos para comparar quién consigue mejor rendimiento en las bovinas utilizadas en el diseño.
 



No muy lejos, el proyecto “espumas en funcionamiento” se subdividieron también en dos grupos. Uno de ellos se vistieron con batas, guantes y gafas estériles para la caracterización de los polímeros porosos para probar diversos métodos de funcionalización usando micro y nanopartículas. En el otro grupo, nos dedicamos a estudiar los tipos de termómetros que existen y  los efectos de transmisión de calor.


 
Después de una larga mañana de trabajo, nos merecemos ir a comer y asimilar conceptos subiendo nuestra adrenalina con un poco de deporte libre.
 




¡HASTA LA PRÓXIMA!